La Fundación FRÈ hunde sus raíces históricas y su mística inspiradora en la “Pastoral de Acogida a Hermanos Haitianos” de la Parroquia San Saturnino, del Barrio Yungay, Comuna de Santiago.

El 07 de mayo de 2016, la Parroquia San Saturnino, abre las puertas de la iglesia a la acogida de 3 ciudadanos haitianos, sus nombres era Barthold, Gaspar y Senat y les ofrece clases de español durante una semana intensiva. Al final de la semana el número ya asciende a 12. Dado la imposibilidad de mantener el ritmo intensivo, durante mayo sólo se realizan las clases el sábado en la tarde. Se inicia el servicio de confección de Curriculum Vitae. Al terminar el mes ya son 40.

En junio llegan a la Parroquia dos voluntarias que ofrecen hacer clases dos días a la semana, martes y miércoles, constituyéndose la primera distinción por niveles: básico, intermedio y avanzado. Se mantiene el sábado como clases prácticas y en la semana se focaliza en clases teóricas. Junto a ello se comienza a ofrecer una colación el sábado, y se consiguen los primeros 7 puestos de trabajo. En este mes de junio se
comienza denominar esta Obra de Misericordia con el nombre de “Pastoral de Acogida a Hermanos Haitianos” (PAHH), aunque desde el inicio se mantuvo la idea de no excluir a los no católicos o no creyentes, opción que se mantiene
hasta el día de hoy. Al terminar el mes son más de 80 los hermanos que llegan a la Parroquia.

En agosto el número supera los 200 y las clases del sábado se trasladan a jornada de la mañana, se invita a otros voluntarios itinerantes y se amplía el servicio a desayunos estables tanto el día de semana como los sábados, gracias a la colaboración de algunos cursos de Colegios de Iglesia y agrupaciones católicas del sector oriente de Santiago.

El 08 de septiembre sale la primera nota en prensa, Diario La Hora, y con ello comienzan a acercarse voluntarios de diversos sectores de la ciudad. Se constituye el área de Ayuda Solidaria, la que recepciona, selecciona y entrega ayuda en enseres, alimentos, ropa y otros.

Y en octubre se cuenta con un hermano haitiano contratado como Secretario Ejecutivo de la PAHH, quien colabora en la traducción, contactos y orientación social y legal de los hermanos que no dejan de llegar. Hay un equipo estable de Coordinación de los servicios y voluntarios para clases de martes a sábado. El número ya asciende a 400. El 04 de noviembre un reportaje de la Revista Qué Pasa, que saca a luz pública nacional la actividad de la Parroquia San Saturnino y con ello aumenta la ayuda solidaria, los voluntarios y las ofertas de trabajo. Pero también el número de hermanos haitianos sube exponencialmente, a fines de noviembre ya se cuentan con más de 700. Además, durante este mes se acercan los medios televisivos y se logra visibilizar con mayor claridad la realidad que viven los migrantes haitianos en Chile.

Se comienza a preparar la Gran Cena Familiar de Navidad para 200 personas. Esta cena marcó un hito de solidaridad e integración, pues el 24 de diciembre en la noche, compartimos la mesa más de 650 personas: 550 hermanos haitianos y 100 chilenos. Fue una instancia de especial muestra de integración de diversas realidades: voluntarios de la parroquia y de otras creencias, del Barrio Yungay y de sector oriente de Santiago, haitianos y otros extranjeros. Hubo regalos para todos y la alegría de Navidad fue contagiosa.

En enero 2017 se comienza a soñar con la creación de una Fundación que fuese capaz de contener y gestionar una obra que superaba con creces la capacidad de la Parroquia. Los días de semana asisten 180 hermanos y el sábado hasta 450. Se redactan los primeros estatutos.

El fundador propone el nombre “FRÈ”, pues en criollo haitiano esta palabra significa “Hermanos” y con ello se quiere mantener el espíritu de la PAHH, a saber: acoger y dignificar, porque todos SOMOSFRÈ, es decir, todos somos hermanos. Surge la idea de trabajar en las tres áreas que la palabra implicaría en español: Fraternidad, Responsabilidad y Emprendimiento. Se define que la Fundación tendrá como destinatarios de su labor no sólo a los hermanos haitianos, sino a todo migrante que necesite acogida y dignificación.

En marzo de 2017, I. Municipalidad de Santiago aprueba los Estatutos de la Fundación FRÈ y el 29 de marzo el Servicio de Registro Civil e Identificación otorga la personalidad jurídica.  El primer directorio, provisional según los Estatutos, trabaja generosamente en dar vida a este sueño y se ponen los primeros cimientos a la estructura orgánica actual de la Fundación.

Nueva Sede y Directorio:

A inicios de junio del mismo año, se concreta la formación de una nueva sede, cesando con ello la Pastoral de Acogida a Hermanos Haitianos de la Parroquia San Saturnino, tal cual se conocía hasta ese momento, y quedando sólo la dimensión de acompañamiento espiritual o pastoral en la parroquia, como una opción para el mínimo porcentaje de hermanos haitianos católicos, que eran parte de la PAHH y ahora de FRÈ.

A fines de Junio de 2017 asume el primer directorio que, según los Estatutos, gestionaría la Fundación durante 3 años. Con grandes capacidades y competencias, el Directorio sigue adelante con el Proyecto, se consolidan las áreas de servicio de la antigua PAHH y se crean nuevas, se fortalece la planta contratada y de voluntarios, a través del liderazgo de un Director Ejecutivo y su equipo.

En el año 2019, y siempre en pos de lograr los objetivos básicos guiados por sus Valores, el Fundador dirige la Fundación a través de un nuevo directorio que sesionará por los próximos 3 años, de acuerdo a sus estatutos, teniendo siempre presente:

Nuestros Valores

Fraternidad, Responsabilidad y Emprendimiento